domingo, 31 de julio de 2016

Winterthon | Tiempo de balances


Noche serena, después de una tarde de lluvia torrencial, granizo y mucho frío... Un momento más que apropiado para reflexionar sobre lo que fue esta maratón invernal que, tristemente, ha llegado a su fin T_T

Nunca antes había participado de una maratón de lectura, así que hacerlo fue toda una experiencia. Desde la selección de los libros para el TBR, los momentos de lectura y el disfrute de las historias leídas, hasta las consignas que tuve que cumplir por participar del concurso... Sin palabras. ¡Una experiencia hermosa! ¡¡Ya estoy ansiosa por la próxima maratón que organicen, chicas!! Capítulo aparte para las organizadoras, siempre atentas, unas divinas, bien dispuestas a responder incluso la pregunta más absurda sobre Winterthon.

Y ahora sí, utilizando el título de un capítulo de una de mis mejores lecturas en la maratón (sigan leyendo y se enterarán)... Tiempo de balances.

¿Cuáles fueron mis lecturas?
  • Crepúsculo, de Stephenie Meyer.
  • Étamine, de Anne Legault.
  • La hija del pintor, de Judith Krantz.
  • Ceremonia secreta, de Marco Denevi. Lo dejé a las pocas páginas.
  • Diario de una ruptura, de Georgina Dritsos.
  • Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario, de C. S. Lewis.
  • Los vecinos mueren en las novelas, de Sergio Aguirre.

¿Cuáles fueron mis mejores lecturas?
La hija del pintor, de Judith Krantz, y Diario de una ruptura, de Georgina Dritsos. El primero fue una relectura: amo la historia y, pese a conocerla del derecho y del revés, nunca deja de enamorarme. El segundo fue una gran sorpresa: no tenía muchas expectativas porque no había forma de que conectara con la temática (ruptura amorosa), pero muchos aspectos del relato me llevaron a encontrar paralelismos con mi propia vida, así que pude sacarle bastante jugo (¡y la historia es muy divertida y real!).

Libros reseñados
Esta maratón me dio pie para publicar mi primera reseña en el blog *grita como loca* No esperen una reseña que les vuele la cabeza: esto recién empieza, y tengo mucho que aprender. Iré mejorando conforme siga leyendo y escribiendo, y claro, también lo haré a partir de sus comentarios (siéntanse libres de opinar y dejarme tips).

  • Diario de una ruptura, de Georgina Dritsos. Lee la reseña aquí. ¡Primera reseña del blog!
  • Étamine, de Anne Legault. Lee la reseña aquí.
Sólo llegué a reseñar dos libros, pero estoy muy satisfecha con ello. Tengo muchas cosas para decir de los otros libros que leí, así que prefiero tomarme mi tiempo y subir las reseñas dentro de poco. No quise arruinar un buen análisis por falta de tiempo.

Tercer reto: elige a tu libro amigo

No tuve que pensarlo dos veces: La hija del pintor, de Judith Krantz, es el libro para este reto. Fue un obsequio de mi madre, mi mejor amiga, quien a su vez lo recibió de su mejor amiga, mi abuela (y alguien que, ciertamente, hubiera sido mi mejor amiga de haberla conocido). Es un libro muy viejo (nótese la ausencia de tapas y las páginas amarillentas), pero es mi posesión más preciada, y amo la historia con todo mi corazón. También podría decir que el libro en sí se ha convertido en mi amigo, ya que lo conozco del derecho y del revés: su historia, sus marcas, en qué página se encuentra tal o cual pasaje... Todo.






Reto: fotografía el invierno


Winterthon | Recomendaciones de INVIERNO

¡Hola, gente bella! ¿Qué tal están? ¿Cómo los trata la lluvia y la humedad? Clima complicado, ¿no? Domingo ideal para quedarse en casa y leer, leer mucho. O ponerse al día con alguna serie. O simplemente acostarse a dormir (algo que, en este momento, me tienta mucho).
Me tomé la tarde para terminar de cumplir con algunos retos de la maratón Winterthon (pueden leer más sobre ella aquí), y en esta ocasión vengo con mis recomendaciones para leer en esta gélida estación. Los libros escogidos tienen que estar relacionados con el invierno, o al menos dar esa sensación de clima invernal. Sin más dilaciones, los dejo con mis cinco títulos perfectos para leer en esta época.


  • Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario, de C. S. Lewis. Fue una de mis lecturas para la maratón, y la verdad es que lo adoré (¡me sentí una niña!). La portada no deja lugar a dudas: es una lectura ideal para el invierno. Y por si esa imagen no los convence, la historia ocurre en Narnia, un país congelado en un invierno eterno. Listo.
  • Herencia macabra, de Celia Rees. La historia atrapa, y mucho, pero no tiene mucha relación con el invierno. No obstante, ocurre en Londres, finalizando el otoño. Época fría, oscura, con lluvias que parecen no acabar jamás.
  • Asesinato en el Orient Express, de Agatha Christie. Eran las cinco de una madrugada de invierno en Siria. Así comienza esta novela, mi preferida y la que hizo que me enamorara perdidamente de Agatha Christie. Un tren queda detenido a causa de la nieve, y allí se comete un asesinato. De más está decir que hay frío en cada capítulo, y además, las historias de detectives son perfectas para leer en días invernales.
  • Noches blancas, de John Green, Maureen Johnson y Lauren Myracle. Tres historias, un mismo tiempo: la época navideña. Sé que no estamos en Navidad ni mucho menos, pero la nieve y la época fría del momento (en el otro hemisferio, claro) invitan a leer este libro en invierno.
  • Crepúsculo, de Stephenie Meyer. Otra de mis lecturas para la maratón (mejor dicho, relectura). La historia está ambientada en Forks, un lugar siempre nublado y en el que rara vez deja de llover.

sábado, 30 de julio de 2016

Reseña | Étamine (Anne Legault)

Título: Étamine | Título original: Un fille pas comme les autres | Autora: Anne Legault | Páginas: 96 | Autoconclusivo

Florencia acaba de conocer a una nueva compañera de colegio: tiene un nombre muy extraño, se viste mal y, además, tiene un ojo desviado. Sin embargo, en la primera ocasión que se le presenta la defiende ante sus compañeras. A partir de ese momento, nacerá entre ellas una delicada amistad. Ambas intentarán preservarla compartiendo sus pequeños secretos y aprendiendo a respetar sus diferencias.

Mi opinión
Leí esta novela cuando era una niña, y en ese momento, por supuesto, no comprendí la calidad de este libro (aunque me hubiera venido bien hacerlo).
Florencia es una niña que cursa el quinto grado. Un día, su clase se ve interrumpida por la llegada de una nueva compañera: Étamine. Con su peculiar nombre, pronto, esta nueva alumna se enfrenta a las burlas de sus compañeros, por su apariencia, por su cabello, incluso por su ojo desviado. No obstante, ella parece muy acostumbrada a ello.

La historia nos sumerge en la típica dinámica de un salón de clases. Desde los directivos, hasta los tipos de chicos que siempre están presentes en un grupo: la que es popular, los chicos de grados avanzados, los alumnos que no encajan, etcétera.
La autora nos relata el nacimiento de una amistad que, pese a comenzar con fricciones, termina sorprendiéndonos: por el estado inicial de las protagonistas y por la evolución de las mismas en cuanto a comprender a la otra y aceptarla pese a ser diferente. Descubrimos que Étamine tiene una manía por mentir, incluso en las situaciones más sencillas, pero no se entiende hasta que se conoce su historia.

La narración es sencilla y precisa (está sugerido para lectores de diez años en adelante). Reconozco que, por momentos, me costaba comprender ciertas actitudes de la protagonista. Sólo fue cuestión de seguir leyendo para comprender el por qué de su comportamiento. Hay variedad de personajes, pero sólo los de Florencia y Étamine están desarrollados: al fin y al cabo, el libro es el relato de cómo estas niñas forjan una gran amistad.

Como futura docente, disfruté mucho la lectura de Étamine. La historia es una lección sobre la tolerancia y el respecto por las diferencias. Es una prueba de que podemos descubrir cosas maravillosas en los demás si nos permitimos conocerlos un poco más, y no nos quedamos con las apariencias.

Étamine fue una de mis lecturas para la Winterthon (para leer más sobre esta maratón, haz clic aquí), y esta reseña forma parte de uno de los retos del concurso.

Reseña | Diario de una ruptura (Georgina Dritsos)

Título: Diario de una ruptura | Autora: Georgina Dritsos | Editorial: V&R Editoras | Páginas: 104 | Autoconclusivo

Brenda acaba de cumplir 18 años y por primera vez en su vida está enamorada. Su novio, Alex, es inteligente, atractivo, y parece el candidato perfecto para ella. Pero un día, sin motivo aparente ni excusa, él decide cortar la relación. Desesperada, ella intentará encontrar explicaciones y un sentido a su nueva realidad. En el camino, realizará interesantes descubrimientos sobre sí misma y su entorno.
Diario de una ruptura es una historia para identificarse y para volver a empezar. Un relato que habla de la importancia de los amigos, de la familia, de aprender a pedir ayuda y confiar en el otro. Y es también una guía, que nos muestra que las respuestas a muchas de nuestras preguntas pueden estar más cerca de lo que creemos...

Mi opinión
Oh, el desamor... Un tema conocido por todos, y abordado por todas las ramas del arte desde el inicio de los tiempos. Diario de una ruptura se suma a las obras literarias desde un enfoque sencillo y divertido, pero no por eso menos real.
Brenda es una adolescente de 18 años que, de la noche a la mañana, se encuentra con que su novio Alex, con quien ha salido por un año y medio, ya no quiere estar con ella. Se enfrenta así a un torbellino de emociones que desconoce y no sabe cómo manejar: desesperación, locura, tristeza, odio y mucho desconcierto. Este libro relata su duelo, y con él, el modo en que la protagonista busca rehacer su vida luego de esta experiencia tan traumática, su camino hacia la superación de la ruptura.

La pluma de la autora me pareció muy fresca, moderna y juvenil, y hace que el relato, pese a su corta extensión, atrape y entretenga. Si bien hay situaciones bastante descabelladas, creo que suman al humor de la historia. Los personajes son sencillos pero muy reales: es fácil identificarse con uno u otro (si se identifican con Alex, ¡fuera de aquí!). De hecho, la historia misma es muy real: si no estás pasando por una ruptura, seguramente pasaste por una o conocés a alguien en esa situación. En particular, me gustó que se destacara la importancia de la familia y de los amigos en cualquier momento difícil de la vida, en este caso, en la recuperación de Brenda. ¿Personajes preferidos? Me quedo con el espíritu libre de la abuela Dora, cuya ayuda es clave para que nuestra protagonista comience a mirar la vida desde otra perspectiva *necesito una abuela así*
La historia viene con un agregado muy divertido: una guía para curar un corazón roto, que incluye frases de escritores y otras celebridades, testimonios reales sobre separaciones, playlists (me encantó encontrar varios clásicos, temas viejitos que amo) y películas, entre otros consejos.

Pese a estar claramente orientado hacia el desamor y cómo superarlo, Diario de una ruptura es una suerte de libro de autoayuda para superar dificultades de todo tipo. Alex es la personificación de un momento duro, un mal hábito, una situación del pasado que queremos olvidar, una persona tóxica de la que debemos alejarnos. Creo que la guía al final de la historia de Brenda expresa un poco más esta idea: remarca la importancia del amor propio, de la búsqueda de sueños y pasiones personales, de destinar tiempo a nuestros seres queridos, al contacto con la Naturaleza, a nuestros intereses. Sólo así podemos encarar nuevos proyectos y permitir que la vida nos sorprenda.

Sobre la autora
Georgina Dritsos nació en Buenos Aires, Argentina. Es periodista, comunicadora y Community Manager, especializada en temáticas de jóvenes y adolescentes, y en temas femeninos. Ha escrito en medios gráficos como Clarín, Luna, y revista Txt, entre otros. Fue subeditora de la revista Luna Teen y se desempeñó como redactora y editora de distintos medios gráficos de editoriales como Atlántida, Perfil y Capital Intelectual. Actualmente es Jefa de Prensa de V&R Editoras.


Diario de una ruptura fue una de mis lecturas para la Winterthon (para leer más sobre esta maratón, haz clic aquí), y esta reseña forma parte de uno de los retos del concurso.
Y por cierto, ¡ésta es mi primera reseña en el blog! ¡Espero no haber spoileado nada! Siéntanse libres de comentar qué les pareció y si corregirían algo. Recién empiezo, y esto es algo que se va puliendo y perfeccionando con el tiempo y con más escritura, pero también con sus comentarios =)

martes, 19 de julio de 2016

Maratón de lectura | Winterthon


¡Buenas tardes, gente bella! ¿Cómo están? Con frío, con mucho frío, ¿verdad? ¿Les dije alguna vez que odio el invierno con todo mi ser? Respeto a quienes lo aman, por supuesto. Y en pleno verano pasado, yo pensé que por fin me estaba pasando al bando opuesto, pero no. No hay caso: es una estación muy deprimente. Los árboles no tienen ese verdor que me enloquece, los ánimos de hacer cosas están por el piso, mis manos están heladas todo el tiempo y apenas me permiten teclear algo sin faltas de ortografía. Yikes!
Pero si algo rescato de esta época gélida, es la lectura. En lo personal, me cuesta más concentrarme en un libro cuando el termómetro marca 38 °C que cuando hace frío. Además, no hay nada más lindo que estar rodeados de frazadas calentitas, con una taza de algo calentito en las manos, mientras leemos un libro. Y por eso, y aquí por fin me acerco al quid de la cuestión, ¿qué mejor manera de hacer eso que con la Winterthon?

Winterthon es una maratón de lectura organizada por los blogs Nanny books, Fragile dreams, Sueños de papel, Ailén's bookshelves, Mi vuelo literario y We are in winterland. Pensada para estas vacaciones de invierno que apenas comenzaron, la idea es leer, leer y leer (y seguir leyendo), con el ingrediente extra de un concurso de por medio. Para más información sobre la Winterthon y cómo participar, clic aquí.
Más allá del placer que representa leer un libro y la posibilidad de ganar algún premio (algo que nunca viene mal, ¿no es así?), elegí sumarme a esta maratón para forzarme a poner en marcha este espacio. El concurso tiene retos, y uno de ellos es reseñar los libros leídos. Creo que necesito una pizca de presión, algo que me saque de esta inactividad y me motive a hacer lo que quiero. No me voy a explayar mucho sobre esto, porque también tiene que ver con cuestiones ligadas a mi vida en todos los sentidos. El punto es que pienso en este pequeño blog todos los días, pienso y anoto lo que quiero hacer con él, pero no sale de mí misma comenzar de una vez por todas. Entonces leí sobre esta maratón, y me pareció la ocasión perfecta para hacerlo.

Ya sea que participen en una modalidad u otra (la lectura está pensada para todos, porque aquí lo único importante es querer leer), todos los participantes tienen que tener un TBR para esta maratón, es decir, un grupo de libros para leer. Y así, entre libros prestados, títulos de mi propia estantería, un premio de un concurso y una herencia familiar, he aquí mi hermoso TBR para la Winterthon:

Los libros en cuestión son:

| Crepúsculo, de Stephenie Meyer | Étamine, de Anne Legault | La hija del pintor, de Judith Krantz | Ceremonia secreta, de Marco Denevi | Diario de una ruptura, de Georgina Dritsos | Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario, de C. S. Lewis | Los vecinos mueren en las novelas, de Sergio Aguirre |

No puedo evitar pensar que me sobrepasé, pero bueno, voy a intentar leerlos a todos. Al finalizar la maratón, tendrán una entrada sobre mis progresos. No obstante, también verán entradas en estos días (me emociona pensar que publicaré mi primera reseña en este espacio *.*), y actualizaré ésta a medida que aparezcan los retos.

Primer reto: anuncio de los libros a leer + búsqueda de elementos
Tienen mi TBR arriba. Y aquí están los elementos que pude encontrar en mis lecturas:

1) Un libro con más de doscientas páginas.
La hija del pintor, de Judith Krantz (576 páginas).
2) Un libro con menos de doscientas páginas.
Diario de una ruptura, de Georgina Dritsos (104 páginas).
3) Un libro de color blanco o gris.
4) Un personaje que lea o muestre un libro - En Ceremonia secreta (página 55).
Hizo como que no la veía, como que no se daba cuenta de que había vuelto. ¡Estaba tan entretenida leyendo aquel libro! Se sonreía, o suspiraba, o fruncía el ceño y fijaba la vista, como si no comprendiese bien lo que leía y debiera leerlo otra vez.
5) Una bebida caliente (té, café, chocolate caliente, etcétera) - En La hija del pintor (página 101).
— ¡El café! — logró finalmente decir Maggy con voz entrecortada —. Se enfriará.
— ¿Por qué no has dicho café? — preguntó él, soltándola —. Puedo olerlo, pero no verlo.
Maggy se escurrió hasta el borde de la cama y logró coger con todo cuidado la bandeja para que no se desparramase nada.
— ¡Santo cielo! ¿Cómo ha llegado hasta aquí? — preguntó Perry mientras ella vertía la leche caliente en las grandes tazas —. Anoche dijiste que no había sitio para una taza de café... ¡Y esta mañana es una verdadera fiesta!
— Por la mañana, ciertas cosas adquieren... Mayor importancia, de manera que reconsideré la cuestión. Toma otro croissant.
6) Una escena donde nieve, llueva o haya viento - En Crepúsculo (página 45).
Al salir de la clase, el aire estaba lleno de remolinos blancos. Oí a los compañeros dar gritos de júbilo. El viento me cortó la nariz y las mejillas.
— ¡Vaya! — exclamó Mike —. Nieva.
Estudié las pelusas de algodón que se amontonaban al lado de la acera y, arremolinándose erráticamente, pasaban junto a mi cara.
— ¡Uf!
Nieve. Mi gozo en un pozo. Mike se sorprendió.
7) Una frase sobre frío - En Crepúsculo (página 45).
Nieve. Mi gozo en un pozo. Mike se sorprendió.
— ¿No te gusta la nieve?
— No. Significa que hace demasiado frío incluso para que llueva — obviamente —. Además, pensaba que caía en forma de copos, ya sabes, que cada uno era único y todo eso. Éstos se parecen a los extremos de los bastoncillos de algodón.
8) Una mascota - En Étamine (página 49).
En un sillón había un gato enorme, todo peludo, tupido como un plumero, de un extraño color gris azulado.
— Mi hermano número veinticinco — lanzó Étamine mostrándomelo de lejos —. ¡El gato Rabito, escupidor y esnob! Mi tío llama a eso un persa azul. No sé qué hizo para que lo tiñeran, pero seguramente lo tiene merecido. ¡Vení, Rabito, es la hora de tu agua de la canilla, paquete de pelos!
9) Un abrigo, bufanda, guantes, etcétera - En Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario (página 14).
Al mirar dentro, vio varios abrigos colgados, que en su mayoría eran largos y de piel. No había nada que a Lucy le gustara más que el olor y el tacto de la piel, así que se metió inmediatamente en el armario, se cobijó entre los abrigos y restregó el rostro contra ellos, dejando la puerta abierta, desde luego, porque sabía que era una soberana tontería encerrarse en un armario.
10) Un libro que pertenezca a una saga.
Crepúsculo, de Stephenie Meyer (primer libro de la saga Crepúsculo).

Sin más que agregar, los invito a que se sumen y lean sin control. ¡Felices vacaciones, y buenas lecturas!